Este martes, el portavoz parlamentario de Podemos Asturies, Emilio León, y los diputados Lorena Gil y Enrique López, han mantenido una reunión con representantes de las trabajadoras y trabajadores de Madison, empresa que presta el servicio de atención telefónica única y exclusivamente a Liberbank. Su situación es de “total inestabilidad laboral”, en palabras de Irene Muñiz, presidenta del Comité de Empresa de Madison Oviedo, ya que tras salir a concurso, los y las 257 trabajadoras desconocen si se van a producir despidos, si van a continuar trabajando en Uviéu o si se optará por la deslocalización.

Por ello, la primera reclamación de las trabajadoras es disponer de la información pertinente. En ese sentido, León considera que “desgraciadamente, está claro que los fondos inversores y los fondos buitre tienen más información que los propios trabajadores o los accionistas” y denuncia además que “se está aprovechando el río revuelto del desplome de Liberbank para deteriorar las condiciones laborales de trabajadoras que lo único que quieren es prestar un buen servicio de calidad, en el que los clientes sean los que marquen los tiempos y no solamente la rentabilidad para Manuel Menéndez”.

Por su parte, Lorena Gil ha incidido en la necesidad de “reforzar el papel de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para lograr un mayor control del mercado de trabajo contra la precariedad en los sectores, actividades y oficios feminizados y el estudio y superación de la brecha salarial”. En ese sentido, la parlamentaria ha tildado de “insuficiente” que el Gobierno asturiano lance una ventanilla contra la brecha salarial y por la igualdad efectiva en el trabajo, “que ya ha demostrado que su única misión es trasladar las denuncias recibidas al área de gobierno competente”.