El Gobierno asturiano se pliega ante las amenazas del PP e incumple sus propios planes para el asturiano como lengua vehicular en la educación primaria

Llevamos más de veinte años esperando a que se ponga en marcha el famoso Plan piloto para hacer de la lengua asturiana una lengua vehicular, como ya lo es el inglés en innumerables centros públicos de toda Asturies. Sin embargo, “al consejero Genaro Alonso, que empezó la legislatura con muchas ganas de hacerlo bien, se le está pegando las peores maneras de la FSA, es decir, no cumplir con lo prometido”, ha afirmado este jueves el responsable de Derechos Lingüísticos de Podemos Asturies, Lluis Miguel Orviz.

“Cuando se anunció la puesta en marcha de dicho Plan, toda persona comprometida con la lengua asturiana lo veía con buenos ojos. Al tratarse de un plan piloto entendíamos que se seleccionaran tan solo diez centros para implementarlo. Podíamos haber pedido más pero nos conformábamos con que se pusiera en marcha”, explicó.

Desde Podemos Asturies consideramos que, después de 20 años, también se podría reclamar que nuestra lengua se introduzca en las mismas condiciones que está la lengua extranjera. Sin embargo, apoyamos que se introdujera como lengua vehicular a través de la impartición de una sola asignatura, lo que en la etapa de primaria se traduce, solamente, en un incremento de dos horas semanales más.

A pesar de esto, apoyamos y defendimos lo presentado por el consejero. “Pero, una vez que se anuncia su andadura, empiezan los recortes. Suponemos que es la inercia, que recortan ya hasta en lo que el gobierno planifica. “La ejecución del Plan sólo afectará a una asignatura por centro y tan solo una hora a la semana, la segunda se impartirá en castellano”, denunció Orviz, que considera, además, que la consejería -para cerrar la posibilidad de que prospere cualquier recurso que interponga el Partido Popular a dicho Plan- “roza el ridículo” a la hora de redactar un documento oficial que señala que el alumnado podría expresarse en castellano, “cuando esto es un derecho constitucional, con independencia de que la asignatura se imparta en asturiano o inglés; y que los aspectos lingüísticos no influirán en las calificaciones”.

“La única explicación que se nos ocurre es la inercia a la que últimamente responde la FSA para no enfadar al Partido Popular, desconocemos qué les deben, por qué ese miedo en una medida que despertaba consenso en la comunidad educativa y que en toda Asturies solo ha sido contestada por el Partido Popular, en esa dinámica a la que nos tiene acostumbrados últimamente”, subrayó.

viernes, 16 junio, 2017|