Este nuevo ajuste pone a Liberbank en bandeja para su venta, que podría resultar un fiasco, al igual que la del Banco Popular al Santander

Podemos Asturies considera que el nuevo ERE propuesto por la dirección de Liberbank es un paso más en el camino hacia el desmantelamiento de la Caja de Ahorros de Asturias. No es defendible que Liberbank, que cuenta con jugosos beneficios, siga manteniendo un proceso de ajustes permanentes que implican, no solamente la destrucción de puestos de trabajo, sino también un grave perjuicio a la gente de los pueblos y de los barrios de las ciudades, que ven cómo su caja de siempre, cierra las oficinas bancarias, obligándole a trasladarse en ocasiones a muchos kilómetros de distancia para realizar operaciones.

En Asturies se anuncia el cierre de al menos tres oficinas de la zona rural, las de Figaredo en Mieres, La Riera en Somiedo y Felechosa en Aller. El nuevo ERE, que se produce poco después de otros promovidos por el banco, que han resultado denunciados por los tribunales de justicia como fraudulentos, es para Podemos un síntoma inequívoco de la estrategia del banco, que ajusta gastos a costa de la destrucción de puestos de trabajo y promoviendo el cierre de oficinas, antesala de una venta de Liberbank que es la crónica de una entrega anunciada.

Una venta ya comunicada de forma velada a la representación sindical que parece que no va a quedar en una posibilidad, sino que se hará real, solamente así se explica la política de destrucción de la red bancaria y consiguiente expulsión de clientes que sigue Liberbank en los últimos años en Asturies.

Liberbank apuntilla la zona rural asturiana cerrando las oficinas bancarias y causa un grave perjuicio a la clientela de los barrios de las ciudades

El día en el que se anuncia la venta por 1 euro del Banco Popular, banco tenedor de la mayoría de deuda de los partidos políticos en este país, al Banco Santander, un desfalco para miles de accionistas del Popular, que Liberbank promueva nuevos ajustes hacen presagiar un escenario muy feo para el futuro de la antigua Cajastur y de Asturies.

Podemos Asturies lleva años denunciando el expolio que se ha cometido con Cajastur, la que era la caja de todas las asturianas y asturianos. Expolio que tiene nombre y apellidos y que además tiene claros responsables políticos, un PSOE y un PP que han ido juntos durante todo el proceso de desmantelamiento público de Cajastur y la entrega de un cheque en blanco privado con Liberbank.

Las operaciones de este proceso siempre han contado con el respaldo público y decidido de ambos grupos, ya que la Junta General del Principado nunca pidió explicaciones sobre ello pese a ser heredera de los derechos históricos de la extinta Diputación Provincial, cofundadora de la Caja de Ahorros de Asturias junto al Ayuntamiento de Gijón.

Fue Podemos Asturies quien llevó a comparecer al entonces representante de la Junta General en la Fundación Bancaria Cajastur, Manuel Menéndez, por primera vez ante la Comisión de Hacienda y Sector Público para pedirle explicaciones por la política de Liberbank y para saber las posiciones que había mantenido en defensa de los intereses de las asturianas y asturianos a quienes representaba.

Manuel Menéndez se negó entonces a contestar a las preguntas de Podemos, acogiéndose a que no iba a opinar sobre decisiones de Liberbank, donde la propia Fundación Bancaria Cajastur cuenta con un 30% de representación. En esa comparecencia, el PSOE y el PP no hicieron ninguna pregunta a Manuel Menéndez, limitándose a agradecerle su presencia. El nuevo representante de la Junta General en la Fundación, Jaime Montalvo, fue elegido en noviembre pasado con los votos de PSOE y PP y pese a haber pedido Podemos Asturies su comparecencia entonces, será casi siete meses después de haber tomado posesión de su cargo cuando comparezca ante la Comisión de Hacienda, el próximo día 28 de junio.

El otro cofundador de la Caja de Ahorros de Asturias, el Ayuntamiento de Gijón, ha visto mientras tanto como la representante elegida por la corporación, Marta Rodil, ha sido vetada por la Fundación, sin que se conozca en base a qué, ni cómo, ni por quién, lo que ha abierto un litigio entre Liberbank y el Ayuntamiento.